Esta usted abandonando la página de GSK.

El enlace le llevará a una página mantenida por un tercero, que es el único responsable de su contenido. GSK no controla, no influencia ni aprueba el sitio. Opiniones, quejas o comentarios expresados en este sitio no deben atribuirse a GSK.

Aceptar

Cancelar

Todo sobre el asma.

Vivir con asma. ¿Conoces los síntomas?

Síntomas frecuentes 1

  • Disnea o sensación de falta de aire.
  • Sibilancias, es lo que comúnmente llamamos ‘pitos’ en el pecho.
  • Episodios de tos seca, que se dan especialmente por la noche o a primeras horas de la mañana.
  • Opresión torácica.

Es posible que no te des cuenta de que tienes un mal control del asma porque hayas adaptado tu estilo de vida a los síntomas. Por eso es importante aprender a controlar el asma de manera que no afecte a tu modo de vida.

En esta página encontrarás información útil para entender cómo el asma puede afectar a los aspectos cotidianos de tu vida y consejos sobre cómo lograr tus objetivos viviendo con asma.

Actividad física y asma

Sus síntomas son conocidos internacionalmente por todo el mundo: sensación de ahogo, falta de aire, asfixia…1 
Por ello, es normal que cuando hablamos de asma y deporte surjan algunas dudas.

La práctica del deporte y el asma no son incompatibles, sino más bien todo lo contrario: practicar deporte mejora la resistencia respiratoria 2 y mejora la tolerancia a la actividad física, siendo así un aspecto importante para llevar un estilo de vida saludable. “El deporte tiene beneficios para la salud respiratoria en diversos ámbitos, sobre todo en las épocas de crecimiento del niño para aprender a conocer su asma y saber cuándo y cómo tomar la medicación de rescate si es que la necesita” explica el Doctor Franchek Drobnic, especialista en Medicina del Deporte en CAR Sant Cugat.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), por su parte, destaca los siguientes beneficios de la actividad física en niños que padecen asma 3:

  • Mejora el desarrollo general del niño, dado el beneficio psicoemocional e integrador del deporte.
  • Se reducen las crisis asmáticas derivadas del esfuerzo.
  • Disminuye el nerviosismo ocasionado por las crisis.
  • Mejora la condición física y la propia tolerancia: el desarrollo de la musculatura respiratoria permite un incremento de la capacidad pulmonar.
  • Ayuda a mantener un peso saludable: cuando existe sobrepeso las complicaciones se duplican.

Para la farmacéutica española Antonia Mangues y la enfermera María Pilar García, Una de las prácticas deportivas más recomendables para quienes sufren de asma es la natación "Generalmente, nadar es mejor que correr. Efectivamente, la natación es uno de los mejores deportes para los asmáticos, porque no provoca excesiva presión pectoral y se practica en ambiente húmedo". 4

Asimismo, el deportista y paciente de asma Anxo Viga confiesa que el deporte marcó un antes y un después en su condición de paciente asmático: “A raíz de practicar deporte empecé a mejorar”.

Más allá de la actividad física, existen otras prácticas que ayudan notablemente a controlar el asma. Entre ellas, destaca la identificación de los desencadenantes: conocer y evitar los factores que incrementan las crisis asmáticas resulta de gran ayuda (humo, tabaco, polvo…). Seguir las indicaciones de tu profesional sanitario y acudir a una revisión anual también se posicionan como prácticas indispensables para mantener el asma bajo control

Asma y familia

La gente suele decir que educar y criar a los hijos es un "trabajo a tiempo completo". Las exigencias de ser padre o madre pueden ser agotadoras, y seguirle el ritmo a los hijos puede parecer especialmente difícil con problemas respiratorios.

Esta puede ser causa de la ansiedad de los padres, muchos de los cuales sienten que no tienen derecho a disfrutar del tiempo libre con sus hijos. Los padres con asma pueden sentirse limitados cuando su afección los frena. Si tus hijos también tienen asma, esto puede crear una presión adicional.

Tomar las medidas necesarias para controlar el asma puede ser de gran ayuda para hacer frente a los desafíos adicionales que se presentan al educar y criar a los hijos.

Cuídate a ti mismo primero

Como padre o madre, puede ser difícil olvidarlo y relajarse, pero nadie puede estar en su mejor momento cuando le falta energía. Estar pendiente de tu propio cuidado personal puede ayudarte a su vez a abordar las exigencias del cuidado de tus hijos.

Aunque puede ser difícil buscar ayuda, saber cuándo es el momento de apoyarse en los demás es una parte vital del autocuidado efectivo.

Cuidado de los niños con asma: la oportunidad de dar un buen ejemplo

Aunque controlar el asma además de ser padre o madre puede ser todo un desafío, para los niños con asma puede ser una valiosa experiencia de aprendizaje tener a alguien a quien tomar como ejemplo cuando están aprendiendo a controlar su propio asma.

El que te vean cuidar de tu propio asma puede fijar el estándar para ceñirse a las recomendaciones del médico. Hacer que el manejo del asma sea parte de su rutina familiar también puede ayudar a normalizar la experiencia, y puede ser un medio útil para establecer buenas costumbres, tanto en el presente como en el futuro.

Aunque es natural querer seguir el ritmo de los hijos, puede ser particularmente difícil si sientes que tu asma no está bajo control.

Es importante que te cuides tú primero y que busques ayuda si la necesitas. Habla con tu médico si sientes que los síntomas están afectando a tu capacidad para funcionar día a día

Asma y sueño

Muchas personas con asma experimentan un empeoramiento de los síntomas durante la noche, lo cual puede afectar profundamente al sueño 5.

No se conocen con exactitud las causas del 'asma nocturna" 6, pero puede ser una señal de que tu asma no está bien controlada, así que lo primero que debes hacer es hablar con tu médico.

Cualquiera que sea la causa, las interrupciones continuas del sueño pueden afectar significativamente a tu calidad de vida. Estar cansado durante el día puede tener un impacto enorme en tu estado de ánimo y afectar a tu concentración, e incluso a tu capacidad para manejar el asma.

Además todas estas cosas pueden traducirse en sentimientos de estrés o ansiedad, especialmente si tienes que lidiar con las exigencias del trabajo o del cuidado de los hijos.

Puedes estar familiarizado con la sensación de sentirte cansado, perezoso o irritable después de haber dormido mal debido a los síntomas del asma.

Nuestro cuerpo pasa por muchos cambios durante estas horas, como por ejemplo en la vías respiratorias, que se cierran un poco más que durante el día, lo que significa que el flujo de aire disminuye 6.

También se cree que los alérgenos del dormitorio –como los ácaros del polvo en la ropa de cama– pueden empeorar los síntomas. La posición para dormir y los efectos del asma en nuestro ritmo natural de sueño son también causas posibles.

Consejos para dormir si se padece asma.

Si te despiertas con frecuencia por la noche, puedes pensar que dormir mal es algo a lo que simplemente tienes que acostumbrarte.

Pero los efectos de dormir mal y su impacto no es algo que debas aguantar. Es importante que hables con tu médico si la falta de sueño está interfiriendo en tu vida diaria, especialmente si te despiertas por la noche por los síntomas del asma, como tos, sibilancia, falta de aire y opresión en el pecho.

Si es tu caso, tu médico puede ayudarte a identificar cuáles son los desencadenantes y a trabajar para manejarlos.

Calidad del sueño

Además de seguir el consejo de tu médico, hay cosas sencillas que puedes probar tú mismo para mejorar la calidad del sueño. Ceñirse a una rutina y reflexionar sobre el espacio en el que duermes puede ayudar; estos hábitos se denominan a veces "higiene del sueño".

  • Mantén una rutina regular por la noche: darse una ducha o leer en un momento determinado son buenas maneras de darle a nuestro cuerpo la señal de que es el momento de relajarse. Tener horarios regulares para despertarse y acostarse también puede ser útil.
  • Crea un espacio cómodo para dormir. Cerciórate de que tu dormitorio está a una temperatura agradable antes de entrar en él, con la iluminación baja y el nivel adecuado de ruido para ti. Algunos expertos piensan que es útil evitar trabajar o hacer otras actividades durante el día en el dormitorio.
  • Ejercicio: tener un buen nivel de actividad durante el día puede ayudarte a dormir bien.

Cosas a evitar

El cansancio y el aturdimiento durante el día hacen que muchos de nosotros busquemos el café. Pero el exceso de cafeína puede tener un efecto perturbador sobre el sueño.

También podría ser tentador dormir más los fines de semana, pero unas pautas de sueño que no sean constantes pueden afectar a la calidad del sueño.

Recientemente se ha sugerido que la luz azulada que emiten los teléfonos móviles y otros dispositivos puede estimular la actividad cerebral, por lo que deben evitarse antes de acostarse.

Sentirse cansado puede afectar realmente a nuestro trabajo y nuestra vida personal. Aparte de los efectos físicos, dormir mal puede tener un efecto a largo plazo en el estado de ánimo y en la capacidad para manejar una enfermedad.

Es esencial que pidas consejo a tu médico si sientes que la falta de sueño está afectando a tu calidad de vida

Cuestiona tus límites

Referencias:

  1. Guía Española para el manejo del asma, GEMA 4.4. 2019. Disponible en: https:/www.gemasma.com (último acceso: Enero 2020)
  2. ABC. Sociedad. Practicar deporte mejora la resistencia respiratoria. Disponible en: https://www.abc.es/sociedad/abci-practicar-deporte-mejora-resistencia-5419230198001-20170502022313_video.html (último acceso: Enero 2020)
  3. Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Falsos mitos sobre el deporte en niños asmáticos .Disponible en: https://www.seaic.org/pacientes/noticias-para-pacientes/falsos-mitos-sobre-el-deporte-en-ninos-asmaticos.html (último acceso: Enero 2020)
  4. British Broadcasting Corporation (BBC). Cuáles son los mejores deportes para las personas con asma. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150731_deportes_asma_practicar_respiracion_amv (último acceso: Enero 2020)
  5. Skloot GS. Nocturnal asthma: mechanisms and management. Mt Sinai J Med. 2002;69(3):140-7.
  6. WebMD. Nocturnal Asthma (Nighttime Asthma). Disponible en: https://www.webmd.com/asthma/guide/nocturnal-asthma-nighttime-asthma#1 (último acceso: Enero 2020)