Esta usted abandonando la página de GSK.

El enlace le llevará a una página mantenida por un tercero, que es el único responsable de su contenido. GSK no controla, no influencia ni aprueba el sitio. Opiniones, quejas o comentarios expresados en este sitio no deben atribuirse a GSK.

Aceptar

Cancelar

Señor fumador tosiendo

Imágenes representadas por autores, únicamente con fines ilustrativos

¿Qué es el tabaquismo?

Antes de nada, ¿qué es el tabaco?

El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. Uno de sus componentes, la nicotina, posee una enorme capacidad adictiva, y es la causa por la que su consumo produce dependencia.

Durante la combustión del tabaco se originan más de 4.000 productos tóxicos diferentes. Entre ellos, destacan los siguientes por su especial peligrosidad y por las enfermedades a las que pueden asociarse:1 2

Compuestos tóxicos del tabaco

El tabaquismo

El tabaquismo es una enfermedad crónica, adictiva y recidivante. La Organización Mundial de la Salud la clasifica como un trastorno mental y del comportamiento.3

El tabaco genera adicción y su consumo es perjudicial para la salud, no solo para la de los fumadores, sino también para la gente que está a su alrededor3

Los centenares de sustancias que incluye un cigarrillo son las causantes de las múltiples enfermedades. Entre ellas, 12 tipos de cáncer, 6 categorías de enfermedades cardiovasculares, diabetes y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc).4

¿Cómo afecta a tus pulmones?

Los fumadores son los que tienen mayores probabilidades de padecer cáncer de pulmón. Además, los fumadores pasivos también tienen aumentado el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Sin embargo, si se deja de fumar, y pasados 15 años, el riesgo de padecerla pasa a ser igual que el que tiene cualquier otra persona no fumadora.5

Por otro lado, las sustancias oxidantes, como los radicales tóxicos del oxígeno, son las principales causantes de los procesos de afectación broncopulmonar. Todas las enfermedades respiratorias sufren un empeoramiento de su pronóstico como consecuencia del consumo de tabaco, pero algunas de ellas están directamente causadas por el tabaco. Entre estas merece especial mención la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La EPOC está causada en el 80-85%de los casos como consecuencia del consumo del tabaco. Alrededor del 15-20% de los fumadores desarrolla este proceso.2

De hecho, fumar 30 o más paquetes de tabaco al año supone un riesgo alto de EPOC.6

paciente fumando

Imágenes representadas por autores, únicamente con fines ilustrativos

Consecuencias en la salud cardiovascular

En las personas fumadoras, las enfermedades cardiovasculares aparecen con mayor frecuencia.2

Aproximadamente el 33% de las enfermedades cardiovasculares se atribuyen directamente al consumo del tabaco. Entre ellas, cabe destacar: cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular, enfermedad vascular periférica, aneurisma de aorta, etc.2

En general, se sabe que cuanto más joven se haya iniciado el consumo del tabaco, mayor será el riesgo de desarrollar estas enfermedades en etapas precoces.2

¿Cómo afecta al hígado?

El hígado se encarga de eliminar las sustancias tóxicas. El cigarrillo que contiene centenares de sustancias tóxicas no presentes de manera habitual en lo que ingerimos, puede contribuir al desarrollo de cáncer de hígado.7

La aplicación de hábitos de vida saludables entre los que se incluye no fumar, son medidas importantes en la prevención del cáncer de hígado.5

Todo comienza en la boca

La inhalación del humo del tabaco comienza en la boca, donde permanece y deposita las sustancias nocivas. Estas toxicidades pueden provocar un “inconveniente estético” que de por sí daña la salud: manchas en los dientes, mal aliento, caries dentales, infecciones, etc.8

El consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) incrementa el riesgo de padecer cáncer de laringe. Este riesgo aumenta a mayor cantidad de tabaco y tiempo de consumo de cada persona. Su consumo aumenta el riesgo de tumores de cavidad oral, orofaringe, hipofaringe y laringe. La duración y magnitud del consumo está directamente relacionado con el riesgo.5

dejar de fumar es posible

Referencias:

  1. Tabaco [internet]. Ministerio de Sanidad. Gobierno de España. Plan Nacional sobre drogas [último acceso: abril 2022]. Disponible en: https://pnsd.sanidad.gob.es/ciudadanos/informacion/tabaco/home.htm
  2. Jiménez-Ruiz CA, Fagestrom KO. Tratado de tabaquismo. 3ª Edición. Aula Médica 2011.
  3. Tabaquismo Abordaje en Atención Primaria: Guía de práctica clínica basada en la evidencia [Internet]. SAMFyC [último acceso: abril 2022]. Disponible en: https://www.samfyc.es/wp-content/uploads/2018/12/2011_GuiaAbTab.pdf
  4.  Carter BD, Abnet CC, Feskanich D, Freedman ND, Hartge P, Lewis CE, et al. Smoking and mortality -beyond established causes. N Engl J Med. 2015;372(7):631–40.
  5. Tipos de cáncer [internet]. Asociación Española contra el Cáncer [último acceso: abril 2022]. Disponible en: https://www.contraelcancer.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer
  6. Grupo de Trabajo. Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Pacientes con EPOC . Guía de la EPOC (GesEPOC). Arch Bronconeumol. 2012;48(Supl 1):2-58.
  7. Office of the Surgeon General (US); Office on Smoking and Health (US). The Health Consequences of Smoking: A Report of the Surgeon General. Atlanta (GA): Centers for Disease Control and Prevention (US); 2004.
  8. Tabaco. ¿Qué efectos inmediatos produce en el organismo? [internet]. Ministerio de Sanidad. Gobierno de España. Plan Nacional sobre drogas [último acceso: abril 2022]. Disponible en: https://pnsd.sanidad.gob.es/ciudadanos/informacion/tabaco/menuTabaco/efectos.htm