Esta usted abandonando la página de GSK.

El enlace le llevará a una página mantenida por un tercero, que es el único responsable de su contenido. GSK no controla, no influencia ni aprueba el sitio. Opiniones, quejas o comentarios expresados en este sitio no deben atribuirse a GSK.

Aceptar

Cancelar

Todo sobre el Lupus Eritematoso Sistémico.

¿Qué es el Lupus Eritematoso Sistémico? 1

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune, crónica y heterogénea, por la cual el sistema inmunitario, encargado de protegernos frente a agentes extraños, ataca a las células y tejidos del propio cuerpo, ocasionando inflamación y daño en diferentes sistemas del organismo.
Nuestro cuerpo cuenta con mecanismos para defendernos frente a diversas amenazas (virus, bacterias o incluso células tumorales, entre otras). Para hacerlo, ha de poder diferenciar entre lo propio y sano por un lado, y lo extraño o maligno (como por ejemplo la bacteria o la célula tumoral) por otro. En las personas con LES, estos mecanismos del sistema inmunitario están afectados, atacando en vez de a amenazas, a los propios tejidos y células del organismo.
Esto puede acabar dañando distintas partes del cuerpo, entre las que destacan:

  • Articulaciones
  • Piel
  • Riñones
  • Pulmones
  • Vasos sanguíneos
  • Corazón
  • Cerebro

¿Por qué tengo LES? 12

Aún no se conocen exactamente las causas del LES. No debes sentirte culpable, dado que no es una enfermedad que puedas predecir, o de la que te puedas proteger. Aun así, una vez has sido diagnosticado, existen una serie de consejos que pueden ayudarte a sobrellevar la enfermedad y sacar el máximo partido a tu día a día. Puedes visitar la sección de Viviendo con lupus para conocer más sobre ello.
El LES es más común en mujeres hispanas, asiáticas, afroamericanas y descendientes de nativos americanos que en caucásicas. Asimismo, se ha visto que existe una mayor probabilidad de desarrollar LES en familiares de primer grado de pacientes con LES, indicando que existe un componente genético en la enfermedad. Sin embargo, es común desarrollar LES sin que nadie más de tu familia lo tenga, por lo que, además de componentes genéticos, también afectan factores ambientales y hormonales.
Se piensa que estos factores hormonales son la razón por la cual el lupus afecta en mayor medida a mujeres en edad reproductiva que a hombres, aunque también existen casos de lupus en niños y hombres.

¿Cuáles son los síntomas? 1

Los síntomas del LES varían mucho en función de la persona, de modo que mientras algunos pacientes experimentan gran parte de ellos, otros pueden sufrir solo algunos.
Es posible que los síntomas varíen, se agraven o desaparezcan a lo largo de la enfermedad. Por ello es importante llevar un seguimiento, analizar cuándo cambian y de qué modo, y compartirlo con tu lupólogo.

Síntomas más comunes del LES 
Fatiga sin causa aparente Sensibilidad a la luz solar
Dolor articular y muscular Mancha por erupción
Fiebre sin causa aparente Dolor de cabeza
Úlceras bucales Pérdida de pelo 
Anemia Hinchazón de piernas y dedos

Los síntomas pueden aparecer de forma repentina dando lugar a un cambio brusco en tu salud, denominado brote, pudiendo ir de leve a severo. Si quieres saber más sobre los brotes puedes consultar la sección Viviendo con lupus.

El diagnóstico de LES, un reto 134

Al ser una enfermedad que no afecta por igual a todos los pacientes, puede pasar tiempo desde que comienzas a sentir los síntomas hasta que terminan por diagnosticarte LES.
El diagnóstico del LES debe realizarse en base a la historia clínica y exploración física, así como a los resultados de análisis sanguíneos, de orina o imagen, dependiendo de los órganos que se sospeche que estén afectados.
En los análisis sanguíneos se puede detectar la presencia de autoanticuerpos. Los anticuerpos son unas proteínas que nuestro cuerpo genera normalmente como respuesta a algo que considera extraño, como por ejemplo un virus. Al atacar el LES a los tejidos propios, se generan diferentes tipos de autoanticuerpos, cuya detección facilita el diagnóstico de la enfermedad.
Es posible que durante los primeros estadios de la enfermedad estos indicadores no difieran mucho de los de una persona sana, pese a padecer de lupus. Así, el diagnóstico ha de hacerse teniendo en cuenta múltiples factores, con una gran importancia de tu cuadro clínico. Por ello, la comunicación con tu médico es fundamental para poder estar bien diagnosticado, y recibir el tratamiento adecuado a tus necesidades. Es muy importante que compartas con tu lupólogo cualquier nuevo síntoma, tanto físico como emocional, para facilitar la correcta realización de su labor, ayudarte.

En recursos aparece otra frase, habría que unificar

Referencias:

  1. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health, US Department of Health and Human Services. Lupus: A Patient Care Guide for Nurses and Other Health Professionals. 3rd ed. Bethesda, MD: National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases;2006/ NIH publication 06-4262.
  2. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health, US Department of Health and Human Services. What is Lupus? Fast facts: An Easy-to-Read Series of Publications for the Public. Bethesda, MD. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases;2009.
  3. B Thong, NJ. Olsen. Systemic lupus erythematosus diagnosis and management, Rheumatology. 2017; 56 (Suppl1):i3–i13.
  4. Lam MC, Ghetu MV, Bieniek ML.Lupus Erythematosus: Primary Care Approach to Diagnosis and Management. Am Fam Physician. 2016;94(4):284-294.