Esta usted abandonando la página de GSK.

El enlace le llevará a una página mantenida por un tercero, que es el único responsable de su contenido. GSK no controla, no influencia ni aprueba el sitio. Opiniones, quejas o comentarios expresados en este sitio no deben atribuirse a GSK.

Aceptar

Cancelar

El deporte y la nutrición en Oncología.

No es secreto para nadie que una dieta balanceada ligada a una rutina habitual de ejercicios no es solo beneficiosa para la salud en general, también hay evidencia de que puede ayudar a prevenir el desarrollo de cierto tipo de tumores 1.

Me llamo Esperanza

Las mujeres que practican regularmente ejercicio físico aeróbico, disminuyendo la ingesta de grasas saturadas, carbohidratos, azúcares y proteínas animales, tienen más probabilidades de reducir de manera significativa el riesgo de desarrollar cáncer de endometrio 2

Sin embargo, el papel de la actividad física en el desarrollo del cáncer de ovario sigue siendo incierto a día de hoy, ya que, de múltiples estudios realizados, algunos sugieren que la actividad física reduce este riesgo de manera modesta, mientras que otros afirman que no existe una asociación directa. Por otra parte, cada vez existen más pruebas que ratifican que los comportamientos sedentarios, como estar sentado o recostado por largos períodos de tiempo, y al igual que con el cáncer de endometrio, probablemente aumente el riesgo de desarrollar cáncer de ovario 3, 4.

Por todo ello, se recomienda incorporar la actividad física diaria en las mujeres con tumores ginecológicos y la posible creación de comités multidisciplinarios, formados por oncólogos, fisiólogos y centros de rehabilitación, que brinden el mejor asesoramiento nutricional y psicológico, junto a una constante evaluación y seguimiento del estado físico de las pacientes que lo necesiten 5.

Me llamo Esperanza

Desde GSK Oncohematología tenemos el compromiso de Transformar juntos el cáncer en Esperanza. Esto significa apoyar el conocimiento y prevención de la enfermedad, trabajando por una investigación, desarrollo e innovación continua, que ayude a cambiar la calidad de vida de las mujeres con cáncer. 

Referencias:

  1. Pollán M, Casla-Barrio S, Alfaro J, Esteban C, Segui-Palmer MA, Lucia A, et al. Exercise and cancer: a position statement from the Spanish Society of Medical Oncology. Clin Transl Oncol. 2020 Oct;22(10):1710-1729.
  2. Cust AE, Armstrong BK, Friedenreich CM, Slimani N, Bauman A. Physical activity and endometrial cancer risk: a review of the current evidence, biologic mechanisms and the quality of physical activity assessment methods. Cancer Causes Control. 2007 Apr;18(3):243-58.
  3. Physical Activity and Gynecologic Cancer Prevention. https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-642-04231-7_7.
  4. Biller VS, Leitzmann MF, Sedlmeier AM, Berger FF, Ortmann O, Jochem C. Sedentary behaviour in relation to ovarian cancer risk: a systematic review and meta-analysis. Eur J Epidemiol. 2021 Aug;36(8):769-780.
  5. Klassen O, König A, von Haehling S, Braulke F. Cardiovascular fitness in oncology : Exercise and sport. Internist (Berl). 2020 Nov;61(11):1140-1150.